La iluminación es la parte más importante en tu armario de interior

La iluminación siempre es un factor fundamental en el desarrollo de cualquier planta, y más aún si se realiza en un armario de interior y se trata de Marihuana.

Dependiendo de la fase en la que se encuentre la planta, necesitará más o menos luz. Por ejemplo, durante la germinación y las primeras etapas se requieren 16 horas de luz  y 6 de oscuridad mientras que para el crecimiento y la floración se igualan las horas de luz y oscuridad (cada etapa debe ser de 12 horas).

Para controlar la iluminación, es conveniente adquirir un temporizador o un programador diario que encienda y apague las luces automáticamente.

Las lámparas de sodio y el cultivo interior de Marihuana

La lámpara de vapor de sodio es un tipo de lámpara de descarga de gas que emplea vapor de sodio para producir luz. Se caracteriza por proporcionar una gran cantidad de lúmenes por vatio y por su color amarillo brillante.

Se trata del tipo de lámpara más utilizada para el cultivo interior de Marihuana debido a su alta eficiencia energética, perfecta para la etapa de la floración. Además, permite cultivar plantas más altas y tiene una buena relación calidad/precio.

Requiere de un balastro para operar porque necesita voltajes elevados para encender y obliga a contar con una buena ventilación en el armario de interior porque genera mucho calor.

Otros tipos de iluminación para un armario interior

Otro tipo de lámpara usada en la iluminación de un armario interior para el cultivo de Marihuana son los halogenuros metálicos (HM) una evolución de las antiguas lámparas de alta presión de mercurio.

Cuenta con un espectro más compensado y más azul. Se emplean durante el crecimiento vegetativo o combinado con las lámparas de sodio y también necesitan de un balastro para funcionar.

Este tipo de lámparas se degradan más rápidamente que las de sodio, por lo que hay que cambiarlas como máximo cada tres cultivos.

Además, para aprovechar al máximo todo el potencial que nos ofrece una bombilla, debemos contar con reflectores de calidad para optimizar el resultado de nuestro cultivo de marihuana.

Una de las grandes novedades en este ámbito son los reflectores refrigerados importados de EEUU,  elaborados para no acumular calor y obtener una perfecta iluminación.

Consigue un 25% más de reflexión porque no deja perder los lúmenes y son más eficientes que el 95% de los reflectores abiertos tradicionales, por lo que son el complemento perfecto para la iluminación del cultivo de Marihuana en armarios de interior.

También, podemos emplear plásticos reflectantes que redireccionen hacia nuestras plantas toda la luz posible, colocando el material alrededor de las plantas para que toda la luz quede en esta zona.

Existen diferentes tipos de plásticos reflectantes como el reflectante blanco/negro de diferentes grosores y el reflectante plateado liso y rugoso (Diamante).

Cabe mencionar, que los expertos aconsejan dejar entre 20-30 cm de espacio entre tus plantas y el plástico reflectante para que la luz llegue hasta partes inferiores de nuestras plantas.

Evalúa las posibilidades de tu armario interior y escoge la mejor iluminación para potenciar al máximo tu cosecha de Marihuana.

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *