La ecología es un problema político

A estas alturas ya nadie es tan ingenuo como para ignorar que la política está en casi todo. ¿Qué cosa no lo es? Tanto la familia, como la educación, como las relaciones sexuales, de alguna manera están atravesadas por factores políticos, eso es casi inevitable.

Por eso decir que la ecología también es extremadamente política no es una locura, pues ya muchas son las experiencias que lo han corroborado. No obstante los obstáculos que pueden encontrar las personas con una verdadera conciencia ecologista y un alto sentido del altruismo, estas, con mucha dedicación y perseverancia, han encontrado las maneras de encaminar sus causas por senderos seguros.

el_futuro_de_la_ecologia

Si bien es cierto que desde los pequeños espacios individuales se puede hacer mucho por la protección del medio ambiente, también es verdad que cuando las personas se agrupan son mucho más fuertes. Por eso existen poderosos colectivos ecologistas que han triunfado, sobre todo, por la fuerza de su unión.

Claro que se necesita mucho empeño para llevar adelante un proyecto de este tipo, pues cada vez las personas son más egoístas y les cuesta mucho trabajo donar parte de su tiempo a una causa justa. Además, muchas veces los ecologistas logran echar a andar un proyecto con su propio dinero, lo cual es muy difícil sobre todo por la situación económica desfavorable que vivimos hace años.

No obstante, la perseverancia siempre vence, y quienes se lo proponen en serio lo logra. Gracias al esfuerzo de muchas personas anónimas muchos países ostentan grandes logros en materia ecológica.

No solo se trata de preocuparse por proteger la fauna y la flora de las cacerías o talas indiscriminadas, sino que también hay que poner empeño en la promoción de alternativas de generación de energía como la hidráulica y la eólica.

De esta manera se vive una gran diversidad dentro del mundo de la ecología. Por eso cuando se habla de una palabra tan abarcadora podemos pensar en cualquier cosa, más allá de las connotaciones políticas que siempre se le atribuyen a todas las causas. Lo importante es que muchas personas aún tienen la conciencia de la importancia de hacer algo por el entorno.